El Barça perdió 3-1 ante el Inter, el resultado más abultado de la era Guardiola, jamás con Pep el equipo habia perdido por dos goles de diferencia, asi que tocará remontar en el camp nou. El Barça no hizo un buen partido pero hubo alguien que ayudó a impedirlo, un potugues amigo de Mourinho y seguramente de Cristiano, el árbitro del partido Olegario Benquerença, calamitoso el arbitraje contra el Barça.

Los despropositos fueron, falta a Messi que no pita y que el Inter aprovecha para hacer su segundo gol. El tercer gol del Inter marcado por Diego Milito en claro fuera de juego, penalty clamoroso a Alves y encima le enseña la tarjeta amarilla al brasileño por simular, otro penalty a Piqué que también dejó de sancionar, y luego lo más grave para mi, una falta dudosa de Puyol a Eto’o que la señala, y al cabo de un minuto y después de que el publico y los jugadores del Inter reclamaran la tarjeta, ese señor portugues le enseña dicha tarjeta y Puyol se pierde el partido de vuelta, y en cambio Maicon si debió ver la tarjeta amarilla por un par de entradas duras y ni siquiera la vió, y eso que el brasileño estaba apercibido y no hubiera podido jugar la vuelta. En fin, que demasiadas cosas como para pensar mal, Mourinho provocador como siempre al final del partido que se las tuvo con Xavi. Se ha perdido y tocará remontar, pero este Barça es capaz de todo y apuesto por esa remontada en una noche mágica en el estadio barcelonista, nada de lamentarse y a por ellos, ah, y en Madrid que digan lo que quieran, más ridiculo y humillante es caer en octavos con el Lyon y en casa, asi que más vale que se callen porque cada vez que escriben o hablan la pifian, y quien rie último rie mejor.

pedro-inter