Ya suele pasar, cuando el Barça visita Cornellá, el Español supera todos los limites de la violencia y la agresividad, y si encima tienen a un árbitro merengón aliado con el de casa apaga y vamonos. Ni tarjetas para los jugadores pericos, fuera de juegos inexistentes, y descontando solo dos minutos al final del partido cuando el Español perdió más tiempo que una abuela recorriéndose una maratón de 20 km, eso sin contar los continuos insultos del público hacia los jugadores y club como cánticos racistas a Neymar.

En fin, con estas condiciones es difícil poder jugar un partido de fútbol ante un equipo que ante el Madrid se baja los pantalones para que les den bien adentro y en cambio con los del Barça les va la vida, de ahí el 0-0 de este sábado comparándolo con el 0-6 del Madrid en Cornellá. Mala suerte del Barça con dos postes, uno muy claro de Suarez con la ocasión más clara de los de Luis Enrique. El equipo estuvo espeso en la primera parte y mejor en la segunda, mereciendo el gol pero sin suerte, en fin, que se le va hacer, lo importante es que salieron vivos de Vietnam, perdón, del estadio de Cornellá, y lo peor de todo es que aun quedan dos partidos más contra estos en la copa, en fin, a sobrevivir queda. No se empieza bien el año pero lo mejor es como acaba, y esperemos que acabe como el 2015, con títulos y mas títulos…

La frase del día:

Bravo: “El Español apretó, corrió y pegó”

Bien, mas bien, pegó, pegó y pegó…

Espanyol-Barcelona en imágenes

Foto diario As