Mal partido del Barça, si, pero también hay que decir que jugando mal también se puede ganar, y el Barça no le dejaron ganar. Empate a uno gracias a un gol en el último suspiro de Suarez salvó los muebles al Barça de la derrota, ya que 15 minutos antes al Barça no le conceden un gol fantasma que había entrado un metro en la portería. Si si, un metro, que vergüenza, incluso el árbitro iba a conceder el gol cuando el linier desautorizó al colegiado para no conceder el gol. ¿Hasta cuando hemos de aguantar todo esto?, la alfombra roja para que el Madrid gane su liga ya está preparada, es lo de siempre, el Madrid cuando juega mal siempre lo salva el árbitro, y en cambio cuando lo hace el Barça encima le perjudican.

En Inglaterra se utiliza el ojo de Halcón para ver los goles fantasmas, como en el tenis, de hecho, el partido de la final del Open de Australia se ha decidido por el ojo de Halcón, porque es la única forma de ver si realmente la pelota va dentro o fuera. Si en otros países se utiliza ¿porque no en España?, es lo de siempre, primero para no perjudicar al Madrid, no interesa, y luego porque en este país todo se hace con el culo, está claro. Del partido no voy hablar mucho, mal partido pero su pudo ganar, el robo es muy claro y la liga para el Madrid por decreto, no hay más que decir…

La frase del día:

Aleix Vidal: «La culpa no es del árbitro, no pasaría con el ojo de Halcón»

Pues eso, esto no pasaría con el ojo de Halcón, pero claro, no interesa…

Jugada del gol del Barcelona que no subió al marcador.

Esto es un gol como una catedral.